Páginas vistas en total

martes, 16 de septiembre de 2014

Y ahora, si eres tan lista, descárgate todo..

Ya sé que vais a decir que soy una cansina, que siempre estoy hablando de lo mismo, pero es que ya hace varios días que volví de las vacaciones y todavía no he conseguido vaciar el móvil de cartelitos, fotos, vídeos y demás zarandajas, que en cuanto intento hacer algo normal con él (llamar a mi madre, por ejemplo) me mira con esa carita tan mona que tiene y se parte de risa, el muy asqueroso. Y si miras la capacidad, resulta que te quedan 17 kilobytes y medio y no te caben las fotos de la familia y demás eventos trascendentales, porque está todo lleno de avechuchos con cara de locos y el consabido cartel de "ola ke ase" y otras tontunas parecidas, normalmente quintuplicadas, porque cada mensaje ingenioso te llega por diecisiete vías. Qué poco originales que somos, de verdad.

Pero eso no es todo... Resulta que, como tienes la costumbre de veranear en sitios sin wifi... a no ser que se la mangues a los colegas, que están un poco hasta la pelotilla de ti y tu expresión lastimera del gato de Shrek, pero no saben como decírtelo, porque son, en el fondo, buenos chicos, pues no te puedes descargar todo lo que te mandan, porque te quedas sin datos. Luego vas y te arriesgas, lo descargas y el vídeo en cuestión era el de "la que has liao, pollito", que ya te lo han mandado cincuenta y tres personas más en los últimos diez minutos.

No sé qué os pasará a vosotros pero, en mi caso, entrar en mi galería es descorazonador. En el apartado "vídeos de la cámara" no hay nada decente, porque soy tan torpe que no consigo grabar ninguno o, si lo hago, es una guarrería y se me corta a los diez segundos (¿será que tengo limitado el tiempo a eso? ¿será que no cabe más en la memoria del móvil? Lo ignoro, snif). Yo, que pensaba que iba a registrar auténticas maravillas, para ganar todos los premios de largometrajes grabados con el móvil, me encuentro con que tengo como mucho tres birrias que ni se ven ni se entienden o donde, en todo caso, sale un manchurrón en movimiento (menor no averiguar quién o qué es) y se me oye, de fondo, diciendo una inconveniencia o alguna ordinariez, que se me da de vicio.

Pero es peor el apartado de "whatsapp videos", porque ahí siempre hay ciento noventa y ocho, pero como sólo se ve un fotograma que no es, necesariamente, el primero, me los tengo que ver y requetever para saber cuál es el que quiero conservar y cuál borrar... Y me diréis "pues bórralos todos, so merluza, ni que fueran dignos de un Oso de Oro" pero eso, claro está, sería muy fácil... Porque mi sobrina me manda algunas monadas que hace ella, de vez en cuando llega uno gracioso... vamos, que entre la porquería hay alguno que mola. Pues no sé cómo me las arreglo, pero siempre es el que borro, en vez de las dieciocho versiones del pollito.

Para colmo, siempre se me ocurre empezar con la limpieza de vídeos cuando estoy fuera de casa y por mucho mis amigos me dejen la wifi, no pueden hacer lo mismo con el cargador del móvil, así que, después de toda la tarde haciendo el memo, me quedo sin batería y es el momento en que recibo esa llamada que llevaba varios siglos esperando y cuyo autor tiene que soltarle el rollo al buzón de voz...

... Buzón que llevo meses sin abrir, por lo que, para enterarme de lo que me quieren decir tengo que escuchar treinta y dos mensajes viejos, que ni sé de qué van y se me pone una cara de mema, con el cacharro pegado a la oreja que os podéis imaginar.

En fin, que no sé qué demonios hacer con los puñeteros vídeos. Si los guardo, malo, si los borro, peor, si los veo, estoy tonta, ¡malditas peliculillas, parece que habéis sido creadas para amargarme la vida!

Bueno, pues si lo de las animaciones es una gaita, ni os cuento las fotos. ¿Cuántas recibo al día? Probablemente unas cincuenta, mínimo. Encima, como tengo varios grupos y algunas personas están en más de uno, me pueden enviar el mismo chascarrillo unas seis veces en un lapso de tres segundos... Luego que si mujo, en serio ¿vosotros qué haríais ante tamaño bombardeo informativo?

Estos últimos días me impuse la disciplina de revisar las fotos y borrar todas aquellas que no fueran estrictamente necesarias para el buen funcionamiento de mi "paratejo"... Con desastrosos resultados, porque todas me parecen bonitas, graciosas, tiernas u originales y lo más que he conseguido ha sido pasar de ochocientas a setecientas noventa y cinco. ¿Cómo borrar a tus amigas? Semejante traición debe ser inmediatamente castigada con varias maldiciones. ¿Y a tus sobrinas? ¿De verdad tienes corazón para borrar a tus sobrinas? ¡Pero si son guapísimas! ¿Y los pies en la playa? ¡Con la de horas que pasas tratando de averiguar a quién pertenecen! ¿Merece la pena renunciar a tanta diversión por unos pocos bytes?

Al final decidí que lo mejor era conectar el teléfono al pc, descargarlo todo y hala, así podría recuperar sitio en la tarjeta para las chorradas de la temporada otoño-invierno.

... Pero no vayáis a creer que es tan fácil. Ahora me encuentro con que, no sólo sigo teniendo la memoria petada, sino que he llenado mi carpeta de imágenes del ordenador de estupideces mil veces repetidas (más snif).

Y es que, por mucho que me ocupen la memoria las fotos y los vídeos, lo que realmente me la peta son las malditas aplicaciones. Vamos a ver ¿para qué demonios quiero yo una aplicación que me dice si las sandías están maduras? ¡Si siempre las compro ya partidas! ¿Y esas novecientas que venían ya por defecto? No sólo es que no las haya usado nunca, ¡es que ni siquiera sé de qué van! Pero todos los días me encuentro un cuadradito que me dice que tengo que actualizar no sé cuántas historias que, obviamente, si no sé ni lo que son o cómo se llaman, mal voy a poder desinstalarlas.

Bien os podéis imaginar el final de esta triste historia: borré los vídeos que no quería, guardé las fotos de los pies para no volver a mirarlas más, llené mi ordenador de porquerías repetidas y todo para tener que comprar un día de éstos una nueva tarjeta de memoria...

Aun a riesgo de resultar pelmaza, insisto, mi vida era mucho más sencilla antes del esmarfone. Esto es un estrés y un sinvivir.

12 comentarios:

  1. Ja,ja,ja. Y yo que pensaba que solo me pasaban a mí esas cosas....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves, debe ser que somos todos igual de lelos...

      Eliminar
  2. Personalmente, aun no sé muy bien porque los "teléfonos inteligentes" no tienen una opción de limpieza y de copias de seguridad con opciones extra. Se que muchos tienen estos problemas, incluido yo, que aunque soy tan arisco que no tengo 50 grupos de amiguitos del WhatsApp o solo hago fotos de comidas para tener algo que enviar por el programa de turno, aun así tarde o temprano también me petan determinados servicios.

    ¿Y cómo solucionarlo? Esa es la cuestión del siglo.

    Tengo amigos que utilizan el iPhone, y el otro día les apareció la actualización a iOS 8, el megachachi sistema del momento, que en Apple, si no actualizas, condenas casi el uso adecuado de tu móvil, porque las aplicaciones dejan de funcionarte misteriosamente, alegando que hay que actualizar, y lo único que se consigue así, no es arreglar los 8000 agujeros de gruyere que tiene el sistema, sino enlentecer el cacharro para que compres la nueva generación megachupi que te traen siempre en otoño del año siguiente, y que vale medio huevo si lo compras libre o te la calzan con una superoferta maravilla que te pone mas o menos una bola de preso y 87 clausulas que no te lees para poder aceptar las condiciones del contrato. ¡Pero eso es lo de menos! Hay que hacer limpieza en el telefono.

    ¿Pues os queréis creer que la persona que me lo preguntó, estuvo como mas de una hora mirando, remirando, y lastimándose de que tenía que borrar fotos?
    ¿Os podéis creer que a pesar de tener varios gigas de disco duro virtual que te encasquetan con el móvil, para engatusarte y que compres mas espacio (principalmente), no tenía espacio para hacer mas copias?
    ¿Os podéis creer que por no levantarse a usar el puñetero iTunes, se quedó lastimándose mas aun porque era muy complicado todo?

    Y es que la sincronización famosa es un fraude. Sincronizar significa tener todos los datos en todo momento en todos los dispositivos. Es decir, tener varias copias en todos ellos para poder acceder por igual a todos. Que no es tener una copia centralizada y acceder a ellos cuando los necesitas, no. Olvidadlo, os han engañado.

    Los discos duros virtuales o "en la nube" (como eufemisticamente los llaman) son otro de esos servicios chachis que sirven para que paguen mas dinero por algo que note sirve para nada.

    Después quedan las copias en casa, con el programa de turno (si lo tienes, en mi caso, como el nuevo smartphone, -¡salud!- es chino, no tengo ningún extra sobre ello, y tengo que buscarme la vida. Los de Apple lo tienen crudo, porque no solo tienen uno, sino que es el único al que pueden acceder, quieran o no. En Android existen aplicaciones a porrillo para "administrar" tu cacharro, hacer copias de seguridad y demás. Pero casi en su totalidad son de pago.

    Os puedo citar una, que si bien no es mala (y que conste que no quiero hacer publicidad), es bastante "decentilla", pero hay que pagarla: "Wondershare MobileGo for Android" (también hay una para los de Apple). La he probado y para hacer copias completas o selectivas, es bastante manejable. Puedes recuperar datos después, y el fichero comprimido puede abrirse con otro programa, si quieres cotillear lo que has copiado.

    Si preferís pasar de tener un programa para ello. La opción mas barata pasa por conectar físicamente el cacharro al ordenador, y en las unidades que se montan en el ordenador, copiar y pegar "con la excavadora" del administrador de archivos del sistema operativo de turno. Marcas todo, y te lo copias a otro lugar (copiar, no mover, sino el móvil puede no funcionar bien después). Lo de organizar viene después...

    ResponderEliminar
  3. La limpieza esa es mejor hacerla desde el teléfono. De forma selectiva te puede llevar tiempo, pero es la mas segura. Lo cierto es que nos encariñamos con los datos, sean buenos o malos, da igual. Y es que tener una conversación con alguien que echas de menos, pero que solo os escribís 4 exabruptos, 3 pues que bien, y 2 ya nos hablamos, a veces nos parece que es una maravilla, y lo dejamos ahí guardado, junto a los 5000 ficheros y vídeos que nos hemos intercambiado en dicha conversación sin contenido.

    Aun no entiendo como programas de mensajería no tengan precisamente una opción sencilla y fiable de exportar los datos de tus amiguitos mas queridos del alma. Y la que tienen algunos, es incompleta.

    En WhatsApp tenemos enviarnos la conversación completamente por email. Se te genera un mensaje enorme si añades los adjuntos (fotos, vídeos, y algún sonido diciendo nada), y se monta tal cipostio que la mayoría de las veces casca la aplicación.

    Después tiene una opción de "copia completa", que no se sabe muy bien en que limbo guarda la copia, pero lo cierto es que la guarda, generalmente donde mas necesitas espacio: en el móvil. Y me diréis vosotros ¿para que quiero una copia de seguridad dentro de un dispositivo que tiene poca memoria y que ademas estoy intentando limpiar? Pues lo hace.

    Aun no se como no han hecho un programa adicional para el ordenador (o una aplicación web, si no quieren depender de tener que contratar varios programadores para hacer para todos los sistemas operativos), que te permita a modo de recordatorio, guardar conversaciones, fotos, y demás, cronológicamente, con opción de búsqueda, y poder exportar algún dato para poder ver en otro lugar. Siendo uno de los programas mas utilizados en todo el mundo.

    Se supone que muchos móviles tienen lo que llaman espacio extra, que es una micro-enana-tarjeta, que te dan ganas de dar una somanta palos al creador, porque es minúscula para poder intercambiarlas, (eso si te deja el móvil, que el mio, la tapa trasera está tan dura, que a veces optas por comprar la mas gorda que puedas para solo tener que abrir el móvil una vez en tu vida).

    El caso es que con esa memoria extra, que está vacía, puedes guardar datos adicionales. Pero e aquí el engaño del siglo, no se guardan todos, y lo tienes que hacer tu. Otra vez perder el tiempo seleccionando datos con un administrador de archivos del móvil (preferiblemente uno que encuentres en la tienda de aplicaciones con mas opciones que las que te vienen de serie. Yo utilizo el "ES File Explorer", que no es que sea el mejor, pero se adapta a mis necesidades), con el que podrás pasar contenidos (fotos, vídeos, música) de un lado a otro, según se te van amontonando en la memoria interna.

    Lo mas difícil es que una vez que has intentado, hecho o conseguido tus propósitos de salvar los datos antes de que mueran en tus manos. Es tomar la decisión de borrarlos.

    En mis buenos tiempos haciendo limpiezas de verano de la habitación donde vivía con mi hermano, nos daba pena tirar cosas. Una vez cogimos un martillo, y nos ensañamos con todas esas chorradas que "daban pena". Pero así tenías menos apego para tirarlas. Esto después servía para que te dejase espacio para lo realmente importante.

    ¿Qué es lo realmente importante en un teléfono móvil? Pues debería ser poder hablar con el cuando lo necesitas. Si tienes chorropotocientas aplicaciones que no te sirven para nada útil, 2000 fotos repetidas de diferentes programas de mensajería, 400 vídeos idénticos a las fotos pero que se mueven de dos a tres segundos. 3 músicas junto a 727 sonidos de habersete quedado el dedo pulsado en el micro mientras intentabas atinar a un campo de texto para escribir una parida. La verdad es que no estas empleando bien tu móvil inteligente. Por mucho que nos pese. Este comportamiento tienes que planteartelo: ¿Trabaja el móvil para ti o es el móvil el que te trabaja?

    ResponderEliminar
  4. Con el tiempo uno suele aprender que "esos datos" no son tan importantes.

    - La mayoría de las conversaciones la gente las olvida.
    - Las fotos de comidas, de gente sonriendo y haciendo el chorra, tampoco son tan buenas. Sobre todo porque un alto porcentaje están movidas, con un dedo encima del objetivo, quemadas por el flash, o en la mas absoluta oscuridad. Y mas popular: con los ojos cerrados y cara de lelo.
    - Las aplicaciones chorras dejas de utilizarlas y cada vez haces menos caso a las novedades de otras que te recomiendan como "es lo mas...".
    - Si tienes un listin/agenda de papel, no dependerás de tener "tu vida" en un aparato que se te puede mojar, caer, borrar, o quedarte sin batería, cuando no algo peor.

    Y es que por mucho que os haya escrito aquí, no podréis controlar todos los aspectos del flamante aparato último modelo. Tampoco nos dijeron nada del mantenimiento de nuestros ordenadores cuando nos dijeron que con uno de esos cacharros seríamos felices y no nos aburriríamos nunca. Ciertamente, no nos aburrimos, no nos da tiempo, hay que mantenerlo al día de actualizaciones (y arreglando los desaguisados de éstas) y pasamos mas tiempo moviendo archivos que disfrutando de los datos que manejamos.

    Por cierto, para los que intentáis hacer vídeos, mirad las opciones de formato de vídeo. Si solo podéis hacerlos de 10 segundos, seguramente es porque estáis haciéndolos a la máxima calidad, y a veces hay que bajar la calidad para que el vídeo sea mas largo, perderás nitidez, pero el archivo será mas pequeño. Un consejo es hacer pruebas antes de hacer el vídeo de tu vida.

    Recordad que tanto las fotos como los vídeos que enviáis por algunos programas de mensajería, el propio programa baja la calidad de estas para que se transmita rápido. De nada os servirá entonces hacer fotos a 4000 x 4000 con 800 "megapinseles" que te ocupan una burrada en tu teléfono, si después el programa recomprime el archivo para que sea mas pequeño y transportable.

    Si generamos fotos que nos interesan con el móvil, a máxima calidad, copiad la carpeta de vuestra fotos (generalmente depositadas en DCIM, aunque esto puede variar). Ya que los de los programas de mensajería están tan "degradados" que solo los verás bien dentro de la pantalla del móvil, y a veces ni eso.

    Pero si hacéis fotografía decente, no usareis el móvil para ello, sino una cámara de fotos con su correspondiente equipo adicional. Que os habrá costado una pasta si es semi-profesional. Las cosas en su justa medida. ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que he borrado ya tantas "afotos" que no sé yo muy bien, pero como se te multiplican misteriosamente, a veces aparecen en otras carpetillas. Siempre que conecto el móvil al ordenador para ir borrando o traspasando cosas, me llevo absurdas sorpresas... Y eso que no había pensado que cada vez que se me va el dedo al maldito microfonillo genero un archivo de medio segundo que se me esconde en el limbo de los justos. ¡Socorrooooooooooooooooooooooooooooo!

      Eliminar
  5. He dicho.... por ponerlo en cachos, me han salido los consabidos catcha's como si fuera un ordenador por publicar tanto texto seguido ^_^ ¿nadie escribe antes en un bloc de notas antes de pegar el texto en el campo réplica? porque a mi me ha pasado muchas veces que después de la explosión creativa contestando, se te iban al limbo la respuesta.

    4096 caracteres máximos, habrase visto... ya ni nos dejaran debatir cosas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hermana jura en hebreo convenientemente porque le pasa con frecuencia. Le comenté tu sugerencia de hacerlo en el bloc de notas y demás. Fue ella, pocietto, la que me dijo que aparecía el mensajuelo de "demuestra que no eres un robot". Como yo no entro por ahí, ni me había fijado.
      ¿Quién puede contar todo lo que necesita en un máximo de 4096 caracteres? Algún tuitero cansino, seguro.

      Eliminar
  6. Yo descubrí el otro día la tecla para que no se me descarguen los malditos vídeos que recibo por Whatsapp. Desde entonces soy una mujer nueva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no se me descargan si yo no quiero, pero no sé si activé alguna tecla o qué demonios hice para ello... Menos mal.

      Eliminar