Páginas vistas en total

viernes, 30 de marzo de 2012

Ese público que tanto me quiere y a quien tanto debo...

No sé si cuando entráis en este, mi blog y el vuestro, tan regonito él, os fijáis en esa ventanita que, a la derecha, tiene unas cuantas fotitos pequeñitas, bien monas. Creo recordar que, cuando empecé con él, en el diseño original se llamaba algo tan poco sugerente como "seguidores del blog". Pues vaya nombre más insulso. Fue una de las primeras cosas que modifiqué en la plantilla y la cambié por el título que tiene ahora, "Mis leales y guapísimos", que, aparte de quedar muy bien, sirve para que veais que os quiero "bucho buchísibo" (pelotaaaaa, pelotaaaaaa, diréis. Pues sí, ¿qué "pacha"?).
El caso es que miro con muchísima curiosidad esta linda ventana, que no deja de sorprenderme y llenarse, ella de gente y yo de alegrías bien regordas. Al principio tenía sólo un par de retratillos: mi "hemmano" y Belén. Por cierto, que Fernando me comentaba las aventuras que pasó para poder colgar su sonriente carita, que estuvo a punto de desesperar cuatrocientas ocho veces (lo que os da una prueba de la tenacidad fraterna. Me emociono. Jaaarl).
"Moquito a moco", como todas las cosas en esta vida, el volumen de gente asomada a la fenestra, pues ha ido creciendo. Primero vi aparecer por allí a mis apuestos sobrináceos, majos ellos. De pronto, otro soleado día, me encontré ahí a Javier esquiando, a quien me costó distinguir, no sólo por el "Nick" (sí, ya lo sé, tío, soy más bien torpe), sino porque no sabía dónde estaba la lupa de las narices para ampliar la foto. Una pena de mujer, lo tengo asumido, pues qué se le va a hacer.
Luego, si mal no recuerdo, apareció por aquí Marisol, qué alegría verla por estos pagos, que ya tenía la casa dos pisos de gente mirándome y haciéndome "asín" con la manita (y por "asín" me refiero a un regio saludo, no al célebre gesto con el dedo medio, que conste).
Y Yayo, que llegó después de una juerga en la peña en la que le puse la cabeza como un bombo a base de promocionar esta cosilla...
Un día, según estoy entrando, a ver si hay algún comentario por ahí para contestar, ¡zas! me encuentro a Eloy (bueno, a medio Eloy, que no se le ve la cara entera), fíjate tú, qué iluuuuu, más gente leyendo mis chorradas. Y Jaimón, que creo se volvió medio tarumba para incluirse en la lista de "los más buscados". Ya, lo único que falta, es que pongas una foto, guapooo.
Mis fermosos cuñaaaaaaaaaaaaos, Juancar y Ángel, qué decir de ellos (mejor no digo nada...), cuando los vi llegar recordé aquellos versos:

Asómate a la vergüenza,
cara de poca ventana
y dame un vaso de sed,
que vengo muerto de agua.

Ciento ocho años esperando verles por aquí, no los recibí con banda de música porque no tengo, pero les mandé sonoros besitos que ignoro si escucharon (snif) y di por aquí varias volteretas, al tiempo que gritaba "¡viva, viva!", no sin antes asegurarme de tener desconectada la webcam, claro.
¿Pensabais que ya estaba todo resuelto con más miembros de "la famiglia" reconociendo públicamente que leen mis tontunas? Pues ni de coña. Vuestro mal ejemplo va corriendo por ahí, hasta tal punto que, hace unos días, cuando entro ¡me encuentro a Higinio! ¡Holaaaaaaaaaaa, colegaaaaa!
Pero no os vayáis a creer: hay mucha más gente por ahí pululando, que no se atreve a poner su foto (pero si sois muy guapos) pero me deja algún comentario: mis hemmanitas Mari y Mardelotos (fermosaaas), mi Gusi (oficialmente "Anónimo de Zaragoza", como la novela de Jan Potocki o como se escriba), Taza y sus lapidarias frases, Víctorquepocoteprodigasmajo, la Silvi, que me tuvo riendo media hora con el tema del semanario de bragas... Y mi concu, que tiene cierta tendencia a contar cosas tronchantes...Y seguro que me dejo alguno en el tintero, pero no me voy a poner ahora a revisar las 66 diabólicas entradas, para ver quién me hizo comentarios por doquier.
Vamos, que con tanto público, me cuesta a veces un poco escribir alguna gilipollez, porque digo "¿qué harán si no les gusta?". Esto en Horche es una pregunta absurda, pues tirarme al pilón, claro está. Así que intento pergeñar tontunas cada vez más gordas, para que paséis un buen ratejo, más que nada por compensar el trabajo que os costó colgar la foto a unos y escribir los comentarios a otros y las dos cosas a unos pocos; para no acabar echando unos nados en la fuente que, aunque ya no hay mulas y el agua no se pone verde, sigue estando fría; para que no me deis collejas cuando me veais por la calle; para que me sigáis invitando a unas cañejas de vez en cuando... En fin, esas cosas. Ah, bueno, y porque vosotros os reís cuando las leéis, pero yo, en algunas ocasiones, me descojono solita mientras las escribo.
Pero claro, resulta que tener el ventanuco lleno de gente y prácticamente todas las entradas con comentarios, además de por encima de cuatro mil visitejas a éste, mi humilde y un tanto chiflado "loft" en la "güés", pues hay que sucumbir a las "peticiones del oyente". Así que, tras haber leído el comentario de mi "hemmano", mis sobrinos y, últimamente de la prima Elvi (por cierto, que a ver si escribes, rica - ya sé que me dirás que cuando yo te llame para tomar café en Alcalá... -), pues he decidido cambiar el fondo y el color de la letra, para que no se os caigan los ojos al suelo, ni tengáis que cambiaros las gafas dos veces al año, como yo, ni nada. Ahora bien, si de esta luminosa manera encontráis unas erratas que lo flipáis, no os sorprenda, que mi extraña topez me permite ver mucho mejor letras negras en fondo blanco, que letras verdes en fondo lila (¿o no es así? ¿Me he vuelto a confundir de diseño? Buaaa...).
Ahora sólo espero que, viendo que vuestras medidas de presión han tenido éxito, no esperéis que adopte más cambios, como poner un fondo de alegres florecillas, frases cursis en el encabezamiento, fotos mías vestida de tirolesa, o que cambie el tono habitualmente gamberro y políticamente incorrecto del blog para hablar de los entresijos (o la casquería, como se prefiera) de la política internacional, los grandes maestros de la filosofía o las últimas jornadas futbolísticas. Porque eso sí que sería, además de un coñazo, un estrés y un sinvivir.

11 comentarios:

  1. Te agradezco el cambio de letra. No solo se aumenta el tamaño de las gafas, sino el numero. Por cierto, ¿Me puede decir alguien como poner acentos en un i-pad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre puedes ponerlos con un rotulador en la pantalla... Creo que se pueden cargar juegos de fuentes, pero no sé cómo. Snif. Bienvenida a la ventanita de los más refermosos. Ya parece 13 rue del Percebe.

      Eliminar
  2. Vale, a mí también me gusta, pero que conste que en negro yo lo veía más fashion y con más charme,lo que sea que signifique ésto.
    Y tienes más fans en Zaragoza, que sé de buena tinta que mi jefe el géminis te lee.
    Besitos, guapa, nosotros también te queremos, ya lo sabes. Cuando tenga un rato te subo una foto de mi peque, que tiene mejor careto que yo, gracias a los dioses.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, tesora, la verdad es que se lee mucho mejor asín, pero le doy la razón a Gusanita, en negro es más fashion, además ya sabes que estiliza, y estamos en plena operación boniato... ya sabes que a mí me gustaría más en blanco roto sobre blanco, eh. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Ay que ver, en un pispás se ha llenado esto de gente y veo que, de momento, las opiniones están divididas al cincuenta por ciento, entre los que opinan, como yo, que molaba más en negro y los que dicen que se ve más regonito así. Pues qué se le va a hacer, nunca llueve a gusto de todos. Con el trabajo que me ha costado cambiarlo, ahora se queda así, al menos durante una temporadeja, hasta que me aburra y lo ponga como decía, en fondo verde y letras lilas, a ver quién se apaña con eso. Ñeñeñeñeñeñe.

    ResponderEliminar
  5. Por mi parte te doy muchas graciosas gracias.. pues esto de la presvicie es muy malo y a una determinada edad hay que cuidarse, aunque estoy contigo que es mas diver hacer inventos de fondo...Un besote

    ResponderEliminar
  6. Guapa, porque cuando hago un comentario no sale mi foto????
    (La brujita)

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué cosas me preguntas! La verdad es que deberías aparecer, yo salía en el de Pablo (muy pequeñita y muy lejos, pero salía). Echaré un vistazo, a ver qué pasa.
    Por lo demás, así parece que se ve mejor, probaré otro día a hacer lo que dijimos el sábado, letras amarillas sobre fondo blanco, para tocar un poquillo las narices...
    Besos, guapetona.

    ResponderEliminar
  8. Vale, que escribo poco, pero es que siempre te leo desde la tablet o movil, y son paratos de escribir poca cosa, que es un coñado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no puede ser esto. Con la vida tan ajetreada que llevamos, no da tiempo a ná de ná... Ya digo yo que esto es un estrés y un sinvivir.

      Eliminar