Páginas vistas en total

sábado, 25 de septiembre de 2010

Camisetas

Estoy eligiendo qué camiseta me voy a poner para salir esta noche y la cosa resulta díficil, no sólo porque están casi todas sucias, ya que me olvidé de poner una colada el miércoles, sino porque te arriesgas a desentonar en el ambiente en que te encuentres.
Siempre he sido una fanática de las camisetas, me encantan y me las compro a montones... claro que tienen que ser un poquito especiales.
Una de mis primeras camisetas geniales la compré en Sevilla. Era blanca y, en letras azules y rojas, ponía "Triana república independiente". Me la puse para ir a ver a mi directora de tesis, sevillana ella, pero tan discreta que no fue capaz de hacerme comentario alguno. Sospecho que, en ese momento, empezó a valorar seriamente los contras de dirigir una tesis a alguien como yo.
Aquella camiseta, pobre, falleció tiempo atrás (qué disgusto...), pero otras igualmente fenómenas han seguido su camino, como aquella que decía "no sé si cortarme las venas o dejármelas largas" (lástima de criaturita, era negra ella, con letras blancas, y ahora parece un trapo de fregar, color ala de mosca), la del pollito que le dice al huevo frito "¡Pepe, dime algo!", o mi última adquisición, el Neanderthal entre barriles de cerveza definido como "hombre de las tabernas".
Como no es cuestión elaborar aquí un catálogo de todas mis camisetas pasadas, presentes y futuras, os recomiendo que os fijéis cuando me veáis y vayáis, vosotros mismos, tomando nota. No creo que eso os sirva de nada pero, por lo menos, estaréis entretenidos un rato.
En el curro mis camisetas son tema de conversación habitual, sobre todo de dos o tres compañeros, que se parten de risa cuando me ven aparecer con una nueva y me preguntan, constantemente, dónde consigo cosas tan chulas. Y yo les digo que, el que algo quiere, algo le cuesta, que hay que patearse muchas tiendas para encontrar una camiseta interesante.
Lo bueno es que los colegas, a la hora de mi cumpleaños, lo tienen muy sencillo, siempre me regalan camisetas y algunas de ellas son tan geniales como si las hubiera elegido yo misma. Debe ser que soy una mujer fácil de conocer... al menos, en lo que a camisetas se refiere.
Así que, ya sabéis, si encontráis una camiseta chula, avisadme, que voy a por ella. Porque mi fondo de armario está, ahora mismo, pelín escaso, algunas de mis mejores adquisiciones se han convertido en andrajos (snif) y una tiene una reputación que mantener.
Y es que estar en la cresta de la ola en lo que a moda se refiere, es un estrés y un sinvivir.

4 comentarios:

  1. Estos funcionarios, en vez de trabajar gastan el tiempo en escribir polleces sobre camisetas...Y luego siempre te mandan a la otra ventanilla o te dicen que hasta el viernes no vuelvas.
    y yo digo: Malditos funcionarios!
    Espero encontrar una camiseta que rece dicho eslogan y poder regalártela, y si es en letón, más que mejor. Un beso y un abrazo desde el frío este

    ResponderEliminar
  2. Vamos a ver, imberbe muchachuelo, ¿no será que te has equivocado de ventanilla? Has de saber que NUNCA, insisto, nunca, debes ponerte a esperar en la que está señalizada con el cartel "Ventanilla falsa, para perder las mañanas tontamente", esa no es la correcta. Tampoco debes intentar entregar los papeles de la matrícula en la taquilla del cine: puede que no te los acepten, o lleguen fuera de plazo, lo que es aun peor.

    ResponderEliminar
  3. Probando si funciona desde este ordenador

    ResponderEliminar
  4. Pues sí que parece que funciona.
    lo de las camisetas tengo yo algo que decir. Uno de mis amigos que quería opositar a la misma cosa que Elena recibió el consejo de ir al examen bien vestido, a ser posible con traje. Y él, con sus rastas, su pantalón por las rodillas y sus camisetas sin planchar alegó: "Pues Elena bien que va con camisetas negras y leyendas tremendas" y la respuesta, sensata, que recibió, fue: "Elena es la puta Jefa, así que puede llevar puesto lo que le salga del níspero".
    De manera que, Elenita querida, has alcanzado un grado mental que te puedes poner lo que te de la gana, incluido un lema en letón, preferentemente que trate cosas como "ponga otra ronda", que a ver cómo se dice!

    ResponderEliminar