Páginas vistas en total

miércoles, 22 de septiembre de 2010

La vuelta al cole

Como soy así de cabrona, me he reído durante la primera quincena de septiembre de mis sobrinill@s que tenían que empezar las clases. Cuando les veía deprimidos ante el inminente inicio del nuevo curso, pensaba: "Ñeñeñeñe, como Herodes, te j...., que yo ya no tengo que ir al cole". Claro que, externamente, ponía cara de penita e, incluso, trataba de consolar a mi sobri Cris, diciéndole que lo pasan mucho peor los niños que no pueden ir a la escuela.
Pero hoy he tenido que afrontar mi propio retorno al mundanal curro :-( Cuando ha sonado el despertador, a la impía hora de las 6.00, me he cagado en las madres de todos los fabricantes de relojes con alarma que alguna vez pisaron nuestro planeta. Cuando he tenido que desayunar cualquier porquería, con el ojo pegado y el estómago encogido, he recordado mis tiempos de estudiante, cuando me valía con amanecer a las 8.00. Cuando me he chupado el atasco habitual de la N-II, se me ha ocurrido pensar en esas benditas rutas escolares, en las que puedes ir durmiendo hasta tu destino. Cuando me he tenido que reunir con unos tropemil compañeros para resolver las cosas que, el día que me fui de vacas se quedaron en la mesa y que formaban un montón equivalente a la mitad de la distancia entre la Tierra y la Luna... he seguido pensando: "Ñeñeñeñeñe, como Herodes, te j..., que a mí me pagan a final de mes".
En fin, que volver al trabajo después de un mes de vacaciones vago total es un estrés y un sinvivir.

3 comentarios:

  1. juajuajua, ahora te j... por gorrina. Todo el tiempo de fiesta y emborrachándote cual vulgar transeunte.
    Llegó el tiempo de archivar, pero bueno, por lo menos eres la jefa. Y no llevas 2 semanas de actividad a tus espaldas como otros grñgrñsmonchismonchis

    ResponderEliminar
  2. Uy, sí, ya sabes qué poco me gustan mis sobrinos y qué mal los trato. Vamos, que ni me chulean, ni me sacan los cuartos, ni nada...

    ResponderEliminar